Actividad Física después del Confinamiento

¡Por fin podemos salir a la calle para hacer actividad física!

Lo estábamos esperando, pero una vez superado ese momento de alegría, vamos a plantear como adaptarnos a la situación para sacarle el máximo provecho.

Recuerda que, en la mayoría de casos, no contamos con grandes jardines o terrazas donde hayamos podido correr, sobre todo durante largas distancias o largos espacios de tiempo. 

Así pues, tómatelo con calma por muchas ganas que tengas de volver al ritmo que tenías como habitual antes del estado de alarma, y lee estos “tips”:

Prepárate

Estoy segura de que estás deseando salir a correr o pasear en bicicleta pero escúchate. Destina unos minutos a valorar cuál es tu estado actual de salud y tu estado físico, y plantéate los esfuerzos que puedan ser adecuados para empezar esta nueva etapa. Presta atención a tu cuerpo y analiza todas las molestias o lesiones que sientas o tuvieras recientemente, y adáptate.

No todos debemos salir a hacer el mismo tipo de deporte ni con la misma intensidad. Algunos deberíamos andar, otros quizás trotar de una manera suave, otros simplemente dar un paseo, etc.

Calienta

Será imprescindible que suba la temperatura de tu cuerpo y “engrases” las articulaciones antes de inicar un aumento de intensidad, por bajo que fuera. Mueve las articulaciones y alcanza la intensidad que creas oportuna de manera progresiva y lenta.

Los estiramientos dinámicos o movilidad articular puede ser un gran aliado -siempre- previo a la actividad física.

Ajusta la intensidad y el volumen

Com antes hemos dicho, sé coherente contigo mismo y, si no has podido salir de casa, empieza con un simple paseo o caminando deprisa. No quieras correr el primer día o tus articulaciones se verán comprometidas. Además, no quieras salir a recorrer 15 kilométros desde el primer momento. Sé progresivo.

Sé precavido

Seguimos en Estado de Alarma, lo que significa que debemos tener ciertas consideraciones para reducir riesgos. Las distancias de seguridad deben verse incrementadas al caminar rápido (recomendaciones de más de 5 metros) y al correr o ir en bicicleta (superior a 10 metros). 

Usa mascarilla, evita las aglomeraciones, evita el contacto con superficies de espacio público, destina todo aquello que puedas realizar en casa para hacerlo ahí y ten en cuenta la limpieza y desinfección siempre.

Además, ¡hidrátate! Empieza a hacer buen tiempo y el calor aprieta. Usa agua, o en caso de ejercicios de resistencia de más de una hora, soluciones con electrolitos y glucosa si fuera necesario (los refrescos no cuentan, por favor).

¡No olvides el trabajo de fuerza! Sigue siendo indispensable para evitar gran número de patologías o complicaciones a medio-largo plazo en cualquier rango de edad. Planifica la semana para recuperarte de los entrenos y usa las salidas para moverte y disminuir el sedentarismo. Hemos bajado la actividad física no programada: puedes salir un día a trotar y otro a andar. ¡Organízate!

Y sobre todo… ¡disfruta!

Cada vez vamos a más y a mejor. No seas impaciente y seamos, todos, coherentes y responsables. Que seguro que en breve estaremos compartiendo con nuestros seres queridos más tiempo y más momentos.