Cómo hacer la Compra de forma Correcta y Saludable durante el Confinamiento

Quiero daros unos cuantos consejos para que podáis  hacer la compra de forma correcta y saludable durante el confinamiento, para mantener la salud (ahora más que nunca ).

Recordad que estar en confinamiento y/o haber reducido el gasto energético diario no implica descuidar nuestra alimentación, ni tampoco nuestra salud.

Así pues, el primer consejo que debo haceros es la realización de menús que ayuden a estructurar y planificar nuestras compras antes de salir a la calle.

Os aconsejo que elaboréis un menú semanal (de comidas y de cenas), que os apetezcan, intentando basaros en un modelo equilibrado de alimentación, aplicando el método del plato. A partir de ahí, tened en cuenta los siguientes consejos:

  • Tomar al menos 5 raciones entre verduras y frutas al día: no hay que hacer excepciones y ahora menos que nunca. Son una importante fuente de vitaminas, antioxidantes, minerales, fibra y agua; y en este momento debemos dar especial importancia a estos alimentos para mantener el sistema inmune de la manera más estable posible. Los más recomendables ahora mismo son aquellos de temporada y proximidad, aunque también es cierto que optar por verduras congeladas no es una mala elección.
  • Elegir el consumo de cereales integrales y legumbres: son la base de la alimentación, y al ser deshidratados (la mayoría), o en conserva, tienen mayor tiempo de conservación. También son fuente de gran cantidad de nutrientes necesarios para el organismo. Por otra parte,  las legumbres de bote también son buena opción y conservan todas sus propiedades.
  • Productos lácteos enteros y naturales: Si no tienes ningún tipo de problema digestivo, elige lácteos enteros y naturales  como po ejemplo yogur, kéfir, queso fresco de cabra, evitando todos aquellos azucarados o edulcorados. Sería preferible añadir nosotros mismos los topping a base de frutas, por ejemplo.
  • Alimentos ricos en proteína de calidad: Como por ejemplo las proteínas de origen animal como  los huevos, pescado blanco y azul, o carne. Reducid el consumo de carnes rojas (ternera, cerdo o cordero), evitad embutidos, frankfurts, etc… y optad por carnes más magras (pollo, pavo o conejo). Evitad cocciones como las frituras y usad cocciones a la plancha y al horno en más ocasiones, por ejemplo. Intentad combinar este tipo de proteínas de calidad con alimentos ricos en proteína vegetal.
  • Consumo de frutos secos, semillas y aceite de oliva: estos son alimentos con alta presencia de grasas saludables. En cuanto a los aceites buscadlos sin refinar y, a poder ser, de oliva virgen extra. Y hablando de frutos secos, intentad comprarlos al natural o tostados y sin sal.
  • Mantener una buena hidratación: no debemos consumir refrescos azucaradas o bebidas alcohólicas estos días, seguid bebiendo agua en su gran mayoría. Podéis hacer uso de infusiones y tés para hidrataros, pero sin añadir azúcares. Recordad que un zumo puedes ser una opción esporádica para mantener la hidratación, si os apetece, pero no contará como pieza de fruta. Así que optad por fruta fresca entera en lugar de zumo.
  • Evitar alimentos precocinados, comida rápida y/o comida basura: que no tiene por qué significar que no “pequéis” algún día. Pero que sea algo casual y con baja frecuencia.

Teniendo esto en cuenta, procurad hacer la lista de la compra previamente, para ir a por los alimentos necesarios y no añadir aquellos superfluos. Es importante no hacerla (ni ir a comprar) teniendo hambre. Recordad que la mejor manera de no caer en la tentación es no tener al enemigo en casa.

Evitad horas en las que haya concentración de gente en los supermercados; intentad hacer las menores visitas posibles a los supermercados, lavaos las manos asiduamente, usad guantes y respetad las distancias de seguridad.

En el próximo post os hablaré de cómo limpiar y guardar los productos y alimentos una vez lleguéis de la compra durante este confinamiento.

¡Ánimos y hasta muy pronto!